La escucha desde el corazón

Tenemos necesidad de que nos escuchen y nos presten atención especialmente cuando tenemos algo que nos duele o nos pesa pero muchas veces nos cuesta encontrar a esa persona no que simplemente nos oiga sino que nos escuche de verdad y sintamos que ese tiempo compartido ha sido sanador.


Este tipo de escucha consciente es la escucha con atención plena o escucha Mindfulness donde estas atento al otro no solo a las palabras que están brotando de su boca, sino también a la emoción que hay detrás de ellas y a sus gestos... es dar un pleno espacio al otro sin interumpirle y respetando sus silencios sin tener prisa por intervenir o dar una solución.

Esta forma de escuchar es en realidad un acto de amor como el que el sol hace cuando ilumina y calienta sin pedir nada a cambio.

la escucha desde el corazón es realmente un estado de conciencia desde el cual brotan las palabras justas y adecuadas que la situación necesita, palabras que brotan desde una parte profunda de ti libre de ego, libre de juicios...

Este tipo de escucha implica empatía y sensibilidad ya que sin ambos ingredientes no es posible la apertura del interlocutor y una comunicación real y profunda y eso lo nota la otra persona cuando escuchamos desde el silencio, libres de juicio y plenos en la presencia.

Esto nos lleva irremediablemente a que antes hayamos aprendido a escucharnos a nosotros mismos y a reconocer que hay una guía profunda que nos proporciona inspiración y de alguna manera dirección.

Así que si deseas compartir un espacio con otras personas donde realmente haya una escucha de corazón, presencia y atención plena mantén una oreja adentro y una oreja afuera y deja que la magia suceda


la Práctica Mindfulness que te propongo para esta semana es:

Oreja adentro, oreja afuera

Escucha con atención lo que el otro dice, con su palabra, su gesto y su emoción... es decir afina bien tu "oreja hacia fuera". Pero, al mismo tiempo, no pierdas de vista lo que todo eso mueve en tu interior: con qué cosas tuyas resuena lo que estas escuchando, que emociones surgen en tí, si te traen algún recuerdo o si tu mente relaciona este momento con otros vividos. Es decir: afina bien tu "oreja hacia dentro"

Cuando escuchas de este modo, estás diferenciando lo que es tuyo de lo que es de la persona con la que hablas. Tu compresión entonces se abre, permitiéndote una escucha mas profunda que enriquecerá a ambos. Escuchar con ambas orejas es escuchar con atención plena o Mindfulness


Te deseo una feliz práctica y una feliz semana.

Eduardo Solarte (Profesor de yoga, meditación y consultor de Mindfulness Transpersonal)

Entrenamiento Mindfulness -programa 10 semanas-

www.eduardosolartemindfulness.es